LA NUEVA TÉCNICA DE REJUVENECIMIENTO CON HILOS TENSORES

La aplicación de hilos de sustentación o hilos tensores es una técnica de lifting (estiramiento) mínimamente invasiva. Se utiliza en Dermatología Estética para reposicionar los tejidos blandos, principalmente los de la cara y cuello, preservando los rasgos y características de cada persona.

Este procedimiento es útil en zonas localizadas como: surcos nasogenianos, líneas de marioneta, arrugas peribucales, definición del contorno mandibular y mejoría de la flacidez del cuello, incluso también son utilizados en el cuerpo para disminuir la flacidez de brazos, abdomen, glúteos y piernas.

Se insertan a nivel de la dermis profunda, donde además de dar soporte a los tejidos, activan los fibroblastos, células capaces de generar colágeno, induciendo una fibrosis alrededor del hilo, generando un efecto de lifting biológico.

Los hilos de sustentación son suturas de polidioxanona (PDO), un material biocompatible, hipoalergénico y reabsorbible, ampliamente utilizado en cirugía general.
Este material de sutura tiene una duración de 6 meses, y es reabsorbido por el propio cuerpo, pero el efecto de producción de nuevo colágeno y fibrosis natural se prolonga de 12 a 18 meses.

Este tratamiento tiene la finalidad de prevenir y reparar los signos del envejecimiento.

Puede ser utilizado cuando aparecen los primeros signos de flacidez, o como reparador por su efecto tensor y productor de colágeno.

Este procedimiento es realizado con mínima molestia para el paciente, puede realizarse con anestesia tópica o local. Los hilos se posicionan creando una red en la
dermis profunda tensando la piel lrededor,
consiguiendo elevar y reposicionar los tejidos y mejorar la calidad de la piel.

El procedimiento causa mínima reacción inflamatoria, por lo tanto el paciente puede reincorporase a la vida cotidiana de forma inmediata.

Los resultados se aprecian a partir del primer mes de su implantación. Los hilos son reabsorbidos por el
organismo y los resultados tienen una duración hasta de dos años, estimulando el rejuvenecimiento de la piel, aportando una apariencia de aspecto descansado, mayor elasticidad y óptima luminosidad.

Compartir:
Más artículos