Hormonas y piel – Síndrome de Ovarios Poliquísticos

Una de las entidades donde más se ha avanzado en los últimos años en medicina, es en el Síndrome de Ovarios Poli quísticos (S.O.P) correspondiendo su estudio y manejo a la endocrinología, la ginecología y la dermatología, ya que tiene manifestaciones comunes a las especialidades.

Se caracteriza por la aparición de hirsutismo (Exceso de vello en la mujer), acné (que puede ser muy severo), alopecia (caída de cabello) y exceso de grasa en cara y pelo. Pero además se asocia a infertilidad, irregularidades menstruales, ciclos anovulatorios y a más largo plazo obesidad, hipertensión, dislipidemias (colesterol alto, triglicéridos altos), diabetes y problemas cardiovasculares incluyendo infarto del miocardio.

Aproximadamente de 7 a 10% de las mujeres en edad reproductiva pueden tener S.O.P (Síndrome de Ovario Poli quísticos). A la mujer a la cual se le sospecha un S.O.P. se le debe solicitar exámenes de laboratorio donde los más importantes son los hormonales:

Dehidroapiandrosterona (DHEASO4)
3alfa diolglucoronido.
Prolactina
Relación LH/FH..
irrigador bucal waterpik
Testosterona libre.
Además se debe mandar siempre una ecografía de ovarios.

Cuando se haya hecho el diagnóstico de S.O.P. estas pacientes deben empezar tratamiento a largo plazo (varios años) con drogas antiandrógenas (acetato de Ciprosterona, acetato de Clormadinona, Espirinolactona); desde el punto de vista dermatológico se pueden combinar con Isotretinoina oral si hay un acné severo, además se pueden asociar con diferentes sustancias tópicas dermatológicas para disminuir los riesgos de cicatrices definitivas en acné o de alopecia.

En resumen se trata de una enfermedad cada vez más frecuente, que cuando se diagnostica y se trata adecuadamente va a mejorar no solo los signos en la piel (acné, hirsutismo, alopecia, aumento de grasa en la piel y pelo) sino las complicaciones ginecológicas y endocrinas de la mujer, como son infertilidad, trastornos menstruales, obesidad hipertensión, diabetes, dislipidemias, y síntomas cardiovasculares, contribuyendo no solo a mejorar la autoestima de la paciente, sino su calidad y cantidad de vida.

Dr. Franciso Eladio Gómez R.

Médico Dermatólogo

Compartir:
Más artículos

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *