¿Cómo prevenir la caída del cabello?

El término de alopecia se utiliza para describir la pérdida del pelo ya sea corporal o en cuero cabelludo, es un motivo frecuente en la consulta dermatológica debido a que existen diferentes causas de la misma y es algo común en la población general. Existen diferentes tipos de alopecia y pueden aparecer en cualquier momento de la vida desde la infancia, la adultez o incluso en los adultos mayores.

Puede además, ser un proceso fisiológico como la caída que se presenta luego del parto o el despoblamiento generalizado que ocurre por envejecimiento del pelo, también puede tener causas genéticas y/o hereditarias como en la alopecia androgenética, o por una enfermedad específica.

Las alopecias se pueden clasificar de diferentes maneras, sin embargo, una de las clasificaciones más usadas tiene en cuenta las características de la caída y la capacidad del pelo de volver a crecer, de esta manera pueden ser alopecias permanentes o cicatriciales, que son cuando el pelo que se cae no vuelve a recuperarse debido a que se presenta una inflamación intensa del folículo piloso que lleva a fibrosis y cicatriz, o también existen las alopecias reversibles o no cicatriciales en donde si ocurre el recrecimiento normal del pelo lo que lleva a un mejor pronóstico para el paciente.

Existen numerosas causas de la caída del pelo, y a la hora de abordar pacientes con alopecia, es muy importante tener una historia clínica completa, se debe conocer de forma clara y completa no solo lo que tiene relación con el paciente como su estado de salud, enfermedades crónicas, sus antecedentes, historias de hospitalizaciones, tipo de alimentación, antecedente de alopecias personales o familiares; además, todo lo que rodea el cuidado y la cosmética capilar, como el uso de tinturas, de alisados permanentes, uso del secador, de planchas, corte frecuente del pelo, champús, mascarillas etc.

Una vez finalizado el interrogatorio, es de suma importancia realizar un examen físico que abarque desde el aspecto general del pelo, hasta el examen minucioso con el dermatoscopio, (implemento utilizado en dermatología que ayuda al realizar un aumento de las

características del cuero cabelludo y el pelo) para obtener detalles finos descritos en la literatura que ayudan al clínico a obtener un diagnóstico adecuado; es por esto que es fundamental una consulta presencial siempre que se trate de enfermedades del cuero cabelludo, o en este caso de alopecias o caídas del pelo.

Dos de los principales motivos de consulta relacionados con la caída del pelo son: la alopecia androgenética y el efluvio telógeno.

En el efluvio telógeno, hay una alteración del ciclo del crecimiento del pelo y lleva a una caída activa del pelo que puede ser dramática y estresante para el paciente; se considera una alopecia reversible y por lo general es autolimitada, el pelo se recupera con el tiempo y frena la caída del mismo. En general tiene muchas causas, pero las más frecuentes se relacionan con el estrés, el estado emocional del paciente, los hábitos de alimentación, infecciones o el estado de salud del pacientes, hospitalizaciones, déficit de vitaminas, el posparto. Asimismo, de forma reciente se ha visto la relación del COVID o la infección por este virus y la aparición de efluvio telógeno que se activa por el propio estrés de la pandemia y los cambios realizados en el estilo de vida por esta situación.

El diagnóstico de esta condición se realiza con una consulta Dermatológica completa y ni requiere de exámenes adicionales, usualmente se revisan los niveles de vitaminas y ciertas condiciones o patologías que pueden estar relacionadas. Para su tratamiento es importante controlar las posibles causas y evitar desencadenantes, tener una buena alimentación y mejorar los niveles de estrés, además existen terapias o procedimientos en consultorio como el plasma rico en plaquetas que para ciertos casos de efluvio telógeno puede ser beneficioso.

En la alopecia androgenética, se afectan tanto los hombres como las mujeres, pero es más frecuente en los hombres, se dice que afecta a más de un 60% de los éstos a lo largo de su vida y como su nombre lo dice, su causa tiene relación con la parte genética y hormonal; usualmente se afecta la región frontal, la parte superior del cuero cabelludo y la coronilla o vértex, esto ocurre porque son las áreas en donde los folículos pilosos son más sensibles a las hormonas, las cuales generan un adelgazamiento del pelo y su posterior caída.

En esta condición es muy importante consultar a tiempo, para obtener mejores resultados, el diagnóstico también se realiza con la consulta sin ser necesarios exámenes o muestras de piel adicionales y en cuanto a su tratamiento, existen muchas opciones disponibles en la actualidad, como lo son el uso de tratamientos tópicos como el minoxidil, medicamentos orales, e incluso procedimientos en consultorio como mesoterapias capilares o inyectables con medicamentos o sustancias que favorezcan el engrosamiento capilar o que detengan la caída, así como el plasma rico en plaquetas, nanopore capilar o microagujas, hasta el trasplante capilar.

Como conclusión, existen diferentes causas y tipos de alopecia, por lo que este motivo de consulta frecuente requiere de un interrogatorio y examen físico especializado completo, presencial, y detallado, para obtener un diagnóstico adecuado, poder realizar un manejo integral de la condición o enfermedad y así obtener tener resultados óptimos con los tratamientos. En Dermatológica te brindamos seguridad, eficiencia y respaldo con un grupo de médicos dermatólogos especializados en todos los tratamientos estéticos, cosméticos y de enfermedades de la piel, las uñas y el cabello que te ayudarán a verte y sentirte bien con tratamientos integrales para la salud, belleza y bienestar.

Compartir:
Más artículos