Celulitis: Alteración estética de la superficie de la piel

La Celulitis, conocida en la literatura médica como Lipodistrofia Ginecoide, es una alteración estética de la superficie de la piel que le da un aspecto en “empedrado” o “piel de naranja”; los sitios anatómicos más afectados son los muslos, las caderas y las nalgas aunque puede afectar otros sitios como el abdomen inferior, los brazos y hasta la parte posterior del cuello.

Este problema es muy común, ya que se calcula que hasta el 98% de las mujeres lo padecen después de la pubertad y a pesar de que está asociado al tejido graso, la obesidad no necesariamente está ligada a este problema.

¿QUÉ CAUSA LA CELULITIS?

La celulitis se puede entender como un trastorno arquitectónico de la piel que resulta de una predisposición genética, está determinada por el sexo y agravada por cambios metabólicos y bioquímicos que producen alteraciones en la circulación y a su vez generan inflamación. Para entender mejor lo que pasa en la piel con la celulitis, debemos saber que el tejido que soporta la piel es el tejido graso o adiposo, el cual está unido a la dermis por medio de unas bandas fibrosas que en las mujeres con celulitis están dispuestas de forma desorganizada y son de tamaño variable.

Estas dos estructuras (el tejido graso y los septos) son las que al parecer se alteran y dan como resultado una herniación del tejido adiposo a través de la dermis y es lo que da el aspecto irregular de la piel característico de la celulitis.

Los cambios bioquímicos tienen que ver con las hormonas femeninas las cuales provocan una lipogénesis (formación de tejido adiposo) y una resistencia a la destrucción, lo que en bioquímica se conoce como lipolisis. En cuanto a los cambios en la circulación se sabe que los tejidos con celulitis tienen una mayor tendencia a retener líquidos provenientes de los sistemas linfático y venoso y esto a su vez produce una salida de sustancias que generan inflamación local la cual favorece la formación de un mayor número de septos fibrosos que empeoran el problema.

¿QUIÉN ESTÁ MÁS PREDISPUESTO A SUFRIR CELULITIS?

La celulitis es una alteración más frecuente en las mujeres después de la pubertad y si estas tienen familiares con celulitis es más probable que también las sufra. La raza caucásica es más afectada que la raza asiática y la afroamericana. Si bien es cierto que no es necesario ser obeso para tener celulitis, el sobrepeso es un factor que la beneficia y la agrava, así como las dietas ricas en carbohidratos ya que favorecen la producción de insulina y estimulan la formación de más tejido graso. Otro factor que favorece la aparición de la celulitis es el sedentarismo ya que empeora los trastornos microvasculares de la piel.

TRATAMIENTO

A la luz del conocimiento que se tiene actualmente, los tratamientos están dirigidos a mejorar las anormalidades anatómicas, mejorar los trastornos vasculares y disminuir la inflamación.

Se han dividido en diferentes categorías:

-No invasivos con medicamentos tópicos o aparatos que usan diferentes tecnologías.

– Mínimamente invasivos como la mesoterapia y la carboxiterapia.

– Invasivos como la succión.

• Productos Tópicos:

Buscan mejorar la circulación y disminuir la inflamación en el tejido graso. Para esto se han usado cremas con cafeína al 3% las cuales tienen la capacidad de prevenir la acumulación excesiva de grasa dentro de las células adiposas o compuestos con retinol, que trabajan mejorando la producción de colágeno y mejorando la calidad de la dermis de la piel. Otros compuestos usados son cremas con Ginkgo Biloba, centella asiática, vitis vinífera las cuales también trabajan mejorando la microcirculación y disminuyendo la inflamación. Con ninguno de estos compuestos se ha demostrado que produzca una mejoría definitiva sino que más bien todos producen un efecto pasajero.

• Endermología Esta tecnología mezcla masaje y succión y parte de la base de que mejora el trastorno de microcirculación que tiene la piel con celulitis. Este aparato se desliza sobre la piel comprometida, se realiza dos veces por semana y la sesión debe durar al menos media hora para mostrar algún efecto.

• Radiofrecuencia Esta tecnología se basa en el calor para romper el tejido adiposo, mejora el drenaje linfático y rompe los septos verticales. También producen una reorganización del colágeno, lo que se traduce en menos laxitud de los tejidos. Existen dos tipos de radiofrecuencia; la unipolar y la bipolar y se diferencian en la profundidad que alcanza el calor que ellos generan. El unipolar alcanza una profundidad mayor llegando hasta la base del tejido adiposo en cambio el bipolar es más superficial alcanzando hasta el tejido dérmico profundo o el adiposo superficial. Con frecuencia se combinan con otras tecnologías como la luz infraroja y rodillos masajeadores para mejorar los resultados.

Este procedimiento se debe realizar una o dos veces por semana, por aproximadamente 6 semanas para obtener buenos resultados. Los efectos secundarios son dolor, hinchazón en el sitio tratado, algunas equimosis, pero en general es un procedimiento seguro.

•Ultrasonido localizado intenso (HIFU por sus siglas en ingles High intensified focus ultrasound) Es un procedimiento no invasivo que se ha usado para levantar y tensar zonas donde la piel es laxa como los brazos, los muslos y las caderas. También es conocido como ultracavitación y la tecnología que usa son pequeñas columnas de ultrasonido que generan calentamiento de hasta 65°c y provocan destrucción de las células adiposas. Es un procedimiento efectivo y seguro para reducir el tejido adiposo subcutáneo sin ningún efecto secundario importante ni alteración en la química sanguínea y con un tiempo de recuperación corto.

• Ondas (acústicas) de Choque Esta tecnología ha sido usada en otras especialidades, como en la urología para el tratamiento de los cálculos renales. Está basado en convertir energía eléctrica en energía mecánica y así rompen la células adiposas, ayudando a remodelar el colágeno de la dermis y mejorando la microcirculación y el drenaje linfático.

• Carboxiterapia Es un procedimiento no quirúrgico, donde se administra Dióxido de Carbono (CO2) dentro de la dermis por medio de un aparato que regula el flujo del gas. Este tratamiento reduce los depósitos de grasa, mejora el drenaje linfático, mejora el tono de la piel y combate la fibrosis al mejorar la microcirculación.

• Láser Se usa un láser Nd-Yag el cual puede tratar los diferentescomponentes de la piel comprometidos en la celulitis, el tejido adiposo, los septos fibrosos y la dermis. Esun procedimiento mínimamente invasivo, se realiza con anestesia tumescente y al tratar los tres componentes ha dado mejores resultados y mayor satisfacción a los pacientes.

• Subcisión Tradicionalmente en esta técnica se usan unas agujas cortantes las cuales son introducidas dentro de la piel y con ellas se rompen los septos fibrosos que dividen el tejido graso y al liberarlo le da una apariencia más suave y uniforme.

• Materiales de relleno Se usan materiales de relleno que tienen la capacidad de generar neoformación de tejido colágeno como la hidroxiapatita calcio (Radiesse) o el acido poli-L-láctico.

Compartir:
Más artículos

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *