Durante el tratamiento de cáncer, la piel sufre cambios en todo el cuerpo. Esto se denomina «efectos secundarios cutáneos». Estos cambios dependen del proceso pautado a cada persona con cáncer.

No suceden de forma sistemática, ya que cada persona tiene una reacción específica, y la mayor parte de los efectos son reversibles cuando finaliza el tratamiento.

Estos  cambios cutáneos pueden equilibrarse y aliviarse con los cuidados dermocosméticos apropiados, por supuesto no dudes en preguntar a tu equipo médico (médico, oncólogo, dermatólogo, enfermeros) sobre los efectos cutáneos de los tratamientos contra el cáncer.

A continuación nombraremos algunos efectos secundarios que se causan en la piel, según los distintos tratamientos para el cáncer.

La Quimioterapia tradicional está dirigida a destruir células cancerígenas o a prevenir que se multipliquen por todo el cuerpo, en este proceso se presenta pérdida de cabello, hinchazón y enrojecimiento en las manos y/o pies, piel muy seca, que cursa generalmente con descamación y picor.

La Inmunoterapia intenta estimular los mecanismos de defensa del cuerpo contra las células cancerígenas, aquí se presenta erupción cutánea con aparición de pápulas y pústulas (llamados comúnmente barros y espinillas) alrededor de los folículos. Se localiza en la cara (mejillas, nariz y zona media), en el pecho o en la espalda, piel muy seca, que cursa generalmente con descamación y picor.

La terapia dirigida es un tratamiento a base de fármacos u otras sustancias que bloquean el crecimiento y la diseminación del cáncer, da lugar a una pérdida de cabello y vello corporal, hormigueo, seguido de hinchazón y enrojecimiento en las manos y/o pies, sensación de tensión en la piel, pequeñas prominencias en las aperturas de los folículos, que dan un aspecto de «piel de lija» o «piel de gallina».

La terapia hormonal intenta reducir o prevenir la actividad o producción de una hormona que podría estimular el crecimiento de un tumor canceroso, se presenta la aparición de máculas y pápulas (lesiones en la piel), generalmente en la zona alta del tronco. Los síntomas asociados son: picor, ardor y sensación de tensión en la piel.

La radiación quimioterapia es un tratamiento con sustancias químicas que destruyen o debilitan las células cancerígenas, esto da lugar a una pérdida de cabello y vello corporal repentina o gradual, piel apagada, seca e irritada, grietas dolorosas más o menos profundas, descamación, erosión cutánea y ulceración.

Control de efectos secundarios antes del tratamiento.

Según el tratamiento que reciba, le recomendamos estas indicaciones para proteger su piel, evitar infecciones y reducir la comezón:

Productos recomendados: Se recomienda según el tipo de piel.

  • Limpiadores sin jabón que respetan el ph
  • Fotoprotección
  • Esmalte fortificante
  • Productos hidratantes.

La línea de La Roche Posay ofrece una gran variedad de productos de limpieza, hidratación y  protección especializados en pieles sensibles. 

No dudes en preguntar a tu equipo médico (médico, oncólogo, dermatólogo, enfermeros) sobre los efectos cutáneos de los tratamientos contra el cáncer.

Extraído de:

https://www.laroche-posay.es/art%c3%adculo/Impactos-de-los-tratamientos-contra-el-c%c3%a1ncer-en-la-piel/a28893.aspx