¿Qué es el cáncer de piel?

Es la enfermedad degenerativa maligna más frecuente que existe. Es decir, la piel se va deteriorando por varios factores, de tal forma que va empezando a ser susceptible de cambios que van llevando a la degeneración maligna de la piel.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de piel?

Como se conoce en la jerga popular, existen dos tipos de cáncer: de tipo melanoma, pigmentados y no melanoma, no pigmentados. 

¿Cómo se diferencian estos tipos de cáncer?

El melanoma se presenta siempre en lunares que empiezan a tener una apariencia distinta. Es decir, cambian de color, de tamaño, se van volviendo irregulares, asimétricos (no coinciden una mitad con la otra).

El no melanoma, son esas lesiones que son como “barritos” como dice la gente, que no sanan y siguen creciendo, o úlceras pequeñas que no tienden a sanar y van creciendo muy lentamente. Éstas van empezando a aparecer después de los 35-40 años en pieles muy delicadas, generalmente blancas muy expuestas al sol.

Por eso hay que estar muy alerta cuando se empiezan a presenciar estos síntomas en la piel.

 ¿Cuáles son las principales causas del cáncer de piel?

Primero el tipo de piel. Una piel blanca está mucho más expuesta a hacer cáncer de piel que cualquier otra. Segundo, la exposición solar. Tercero, herencias que pueden precipitar el cáncer de tipo melanoma, es decir, las personas con “lunarcitos” de familia que van creciendo; y de los no melanomas, cicatrices crónicas. Por último, las quemaduras también aceleran la aparición de éste.

Pero fundamentalmente (hace énfasis), la exposición solar.

¿Cómo se puede prevenir?

Lo más importante, es la educación. Muy recientemente el Ministerio de Salud ha empezado a generar campañas de prevención, que incitan a las personas que diariamente están expuestas al sol a usar sombreros y ropa de manga larga. Y además, es de igual importancia, el uso permanente del protector solar que es el encargado de generar esa barrera entre la piel y los rayos que intentan penetrar en ella.

¿Qué piensa de las cámaras de autobronceo?

Una cámara de bronceo en cuatro o cinco sesiones equivalen a lo que una persona se puede exponer en un año al sol. Se acumula un tipo de radiación tan alto de los rayos ultravioleta A y B que pone en riesgo la salud de la piel.

Por eso, el mercado ya ofrece una serie de alternativas que permiten cuidar y broncear la piel al mismo tiempo sin necesidad de exponerse a los rayos ultravioleta.